Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

«Estamos creando una sociedad de niños tiranos», afirma Urra

Compartir en Facebook

El psicólogo y ex Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid Francisco Javier Urra participó el 17 de febrero en la celebración de los veinte años de apertura del Centro del Teléfono de la Esperanza en Palma de Mallorca. Autor de diversos libros sobre las relaciones en el ámbito familiar como Los hijos tiranos, Escuela práctica de padres o El pequeño dictador, Urra compartió con los voluntarios del Teléfono de la Esperanza sus reflexiones en torno al tema La importancia de la comunicación en familia. Éstas son algunas notas de su conferencia:

«La comunicación no es fácil. Muchas veces ni siquiera sabemos qué queremos decir y a quién. Hay que transmitir una comunicación adecuada a los niños, para eso es fundamental saber comunicarnos con nosotros mismos. Hay personas que tienen pánico a hablar consigo mismas; siempre tienen ruido. Tenemos fácil acceso a mucho conocimiento, mucha información inmediata, comunicación aquí y ahora (sensación de premura) somos una sociedad de querer la solución 'ya'. Tenemos una sobredosis de información, es imposible captar todo lo que nos llega. Esto genera fallo en la comunicación: lo quiero aquí y ahora (intolerancia a las frustraciones).

»Es un problema el exceso de preocupación de los padres hacia los hijos, los hijos no salen 'así', se forman, se educan. Un joven al que no le interesa vivir es un peligro para sí mismo y para la sociedad.

»¿Tenemos nostalgia de etapas anteriores? Los padres tenían y ganaban el respeto porque sabían más que sus hijos; hoy es al revés: los hijos saben más que los padres (nacen sabiendo ya manejar un mando a distancia). El respeto no se gana ahora desde la desigualdad.

»Respecto a la interculturalidad, hay que decir que, en las grandes ciudades, como Madrid, hay muchos grupos étnicos, la convivencia es conflictiva pero enriquecedora; los niños se comunican fácilmente con otras culturas en el colegio (porque tienen voluntad de hacerlo). Los niños se comportan diferente según el contexto (colegio, casa). No se deben dar pasos atrás en los derechos humanos.

»Es fundamental el lenguaje, la capacidad de la palabra. Es mentira que una imagen vale más que mil palabras. Hay poca formación, se lee muy poco (sobre todo los hombres); la ignorancia es un problema en aumento. Sólo el ser humano es capaz de transmitir con la palabra. Los niños, la juventud tienen que saber expresarse, emitir mensajes; sobre todo positivos. Es una forma de maltrato las familias que sólo emiten mensajes negativos y provocan que sus hijos sean enemigos de todo.

»Hay un exceso de información pero poca capacidad crítica. Hay familias que desean que sus hijos sean esponjas de conocimientos; es peligroso, han de ser niños. Hay niños 'llave', hijos únicos y solos que pasan muchas horas solos sin más comunicación (incomunicación) que la televisión y/o el ordenador; así se 'cortocircuita' su comunicación con tantas horas de ordenador . La formación supone también salir al recreo, estar con, jugar, pelearse?

»Hay muchas familias monoparentales, la falta del padre es terrible, sobre todo en la adolescencia.

»En nuestro país, muchos niños ven a sus padres como un cajero ("dame"). Somos una sociedad de nuevos ricos. Hay más separaciones que matrimonios. De familias extensas, amplias, se pasó a familias nucleares, dispersas o monoparentales (cada vez más mujeres criando solas) y ahora son familias de 'fijos discontinuos': queremos disfrutar tantas sensaciones que a veces no es compatible con una familia.

»Nunca hay que olvidar que se es padre o madre para toda la vida. Sin embargo, se confunde mucho ser padre o madre con tener la patria potestad.

»Está de actualidad el síndrome de alienación parental: la madre prohíbe las visitas del padre y toda la familia paterna cada vez con más frecuencia. Se contamina la relación padre / madre-hijos. Es un tema grave, las separaciones mal llevadas es el mayor motivo de sufrimiento en la infancia. Cuando se ha perdido el respeto en una pareja lo mejor es separarse, pero habría que replanteárselo cuando hay hijos, los niños y las niñas son adaptables pero no son chicles ni sillas.

»Estamos en una moda terrorífica de denuncias de abusos sexuales por parte de las madres hacia los padres, se tiene cada vez más miedo al contacto.

»La institución que da confianza al joven es la familia, estructura sobre la que se sustenta la sociedad. El 94% de la juventud española valoran la familia como la institución de más confianza., esto quiere decir que están cómodos en la familia; ahora se quedan hasta los treinta años en casa de los padres, y no es todo por el problema laboral y de vivienda...

»Han cambiado los roles, está bien en cuanto a los derechos pero no en cuanto a las decisiones finales. Los hijos demandan la figura de los padres.

»Estos son los roles o figuras del padre varón:

  • Padre-padre: comprometido e ilusionado.
  • Padre-light: no hay normas.
  • Padre-missing: nunca está, le agobia y agota educar a sus hijos.

»El 40% de los padres / madres españoles están profundamente desbordados por sus hijos; el 8% son agredidos por sus hijos, y éste es un tema grave. Hay muchas mujeres agredidas por sus hijos, niños que equivocan la relación edípica con sus madres. La madre enseña que lo más importante de la casa es el hijo y no la pareja, es el rey de la casa, esto es un error; el niño es uno más. Hay un exceso de permisividad, estamos haciendo una sociedad de niños tiranos. Un hijo que golpea hoy a su madre pegará mañana a su pareja. Hay que trabajar con la infancia, la frustración, el conflicto, la aversión a la violencia, tolerancia cero a la violencia. Hay padres / madres que casi no son adultos de inmadurez, que los tienen que ayudar sus hijos. No se puede desplazar la responsabilidad, se distorsiona la comunicación a hijos agresores, los padres / madres los defienden y justifican con lo que reafirman ese comportamiento. Los niños tienen necesidad de saltarse las normas, por eso mismo  tiene que haber alguien que las ponga (padres / madres). Los padres / madres tienen que tener e impartir autoridad, si no surge el grupo-padre, la banda.

»Ahora los niños no tienen iguales con quien jugar, viven en un mundo de adultos. La comunicación es más democrática pero hay que organizarse con los hijos.

»La adolescencia es una etapa de la vida, tan dura como cualquier otra; peor es cuidar a unos padres con Alzheimer.

»Hay una natalidad baja, por muchos motivos, y eso provoca niños sobreprotegidos. Hay una 'necesidad' de llenarse de contenidos, de dar muchas cosas a los hijos. Derecho a ser feliz de todos (también los padres / madres).

»Tenemos una sociedad estúpidamente joven, muy llamativa pero vacía. Para ser felices estamos transmitiendo que hay que tenerlo todo, y es falso; lo necesario es conocerse, dar, solidaridad. Hay que reivindicar el derecho de los niños a ser solidarios, a aprender lo que es la solidaridad. No se pueden modificar conductas si no hay valores espirituales. Es fundamental saber que nos vamos a morir todos, eso lo deben saber desde niños.

»También está el problema de los horarios, hay que priorizar la relación con los hijos.

»La administración no va a poder poner mucho dinero a favor de la infancia porque lo pondrán en la 3ª edad (votan y tienen dinero).

»Por otra parte, también deberíamos reflexionar sobre el sentido moral de la paternidad / maternidad y, a este respecto, surge el debate ético sobre los padres / madres añosos. Ser padres / madres es un proyecto de presente y de futuro. En el caso de las familias que adopta, es bueno que el proceso de adopción lleve un tiempo, es una decisión que requiere madurez, una pareja estable.

»Hay que denunciar para que las empresas retiren la publicidad que afecta perjudicialmente a la infancia. Hay una presión de consumo brutal, también para los niños; esto provoca que sea difícil trabajar la asertividad en los niños, que aprendan a decir NO en el grupo.

»Cada vez en los telediarios hay más noticias de sucesos, se reiteran las noticias morbosas, se banalizan sucesos terribles. Hay muchos jóvenes que harían cualquier cosa por saltar a la fama.

»A los niños les falta ser escuchados, no les tenemos en cuenta para las cosas importantes.

Querer al otro por lo que es, no por lo que me gustaría que fuera. Cada niño es como es. En este sentido es necesaria una cierta flexibilidad en la educación.

»Hemos perdido la educación en valores, la urbanidad, el respeto; hay que recuperarlo. Hay que tener unos criterios críticos hasta ganar la responsabilidad, la libertad, la autonomía. Hay que enseñar a los jóvenes el valor de la humildad y de lo bien hecho. Enseñar a ponerse en el lugar del otro, nos cuesta mucho ponernos en el lugar del otro. Educar en saber manejarse en el conflicto y responsabilizarse de sus actos. Los jóvenes están cansados de que se les asocie a drogas, violencia, etc. Son solidarios, quieren ser escuchados. Tenemos que enseñarles a tener capacidad crítica, los jóvenes no aguantan lo 'distinto' (van 'uniformados'). Y ese es el beneficio de los campamentos, donde pueden aprender a compartir. Los jóvenes a menudo tienen miedo a salir con otros jóvenes, hay personas que se están 'psicopatizando'. Eso es grave. Se avanza más cuando se es cooperativo en vez de competitivo.

»El joven más problemático es el que sus padres no saben definir, el introvertido, sin relaciones, que pasa mucho tiempo jugando con videojuegos (son instigadores claros al delito), inactivo físicamente.

»No caer en la trampa de "te compro la moto si apruebas". El estudio es un derecho y un lujo también.

»Además está el peligro de las adicciones, sobre todo en los niños.

»Muchos jóvenes sufren (se suicidan  cinco veces más que en generaciones anteriores), lo que ocurre es que lo expresan de otras maneras (enganche al móvil, al ordenador, etc.) Y también hay padres agobiantes. El mayor predictor de peligro es un niño absentista escolar.

Caducidad de ser padres. Cuando se gana en libertad, se pierde en tutela.

La juventud es muy irrespetuosa, violenta no; lo que pasa es que hay intereses mediáticos en crear conciencia de violencia. Los chavales se han dado cuenta que la violencia funciona, por eso debemos tener tolerancia cero a la violencia. Hay que educarles para que se pongan de parte del débil.

Los chicos van a ser felices aunque no alcancen todo, educar es asumir ciertos riesgos.

»El joven tiene derecho a ser castigado. La sanción es parte de la educación. No hay cosa peor que poner una sanción y que no se cumpla. Es muy contenedor poner límites que ni siquiera conozcan. ¿Qué hacemos con los mal educados?: poner límites, sanciones, crear conciencia de que no son impunes.

¿Cúáles son entonces las vacunas para asegurarse una infancia y juventud sanas, para crecer en salud?:

  1. La naturaleza, tener contacto con ella. La ciudad crispa, es agresiva.

  2. La lectura, disfrutar con la fantasía, comunicación desde la propia imaginación.

  3. El deporte (practicado).

  4. El teatro, la pintura, la danza, la música.

  5. Ver lo que cada uno tiene de bueno, lo que te guste de cada uno».

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions