Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Ecos del Día de la Escucha en Cáceres

Compartir en Facebook
Foto de Ecos del Día de la Escucha en Cáceres

En Cáceres, hemos celebrado el día de la escucha con unos días de retraso, el 19 de noviembre. Como todos los años, algún conferenciante de cierta relevancia nos da una charla y después en un restaurante cercano nos reunimos gran parte de los miembros del teléfono para cenar. El conferenciante ha sido DON JOSÉ CARLO BERMEJO, conocido en la ciudad. El tema ha sido: la esperanza y las crisis. Lo lógico hubiera sido hablar del lema de este año, escuchando al cuidador, pero entendimos que sólo iba a interesar a un grupo muy pequeño de personas y escogimos el anterior, pero el presidente en la introducción dijo unas palabras, que transcribimos, sobre el lema.

 

ESTAS SON LAS PALABRAS DEL PRESIDENTE:

 

Un años más y este es el sexto, que nos damos cita la gran familia y simpatizantes del teléfono de la esperanza. El motivo, el mismo de todos los años, celebrar el día nacional de la escucha.

 

Como bien sabéis siempre señalamos un lema que intenta llamar la atención sobre una determinada situación social o sobre un grupo social olvidado o marginado: así hemos propuesto, en este corto periodo de nuestra andadura en Cáceres, entre otros: escuchando a la naturaleza, escuchando a la mujer, a los adolescentes, al abuelo. Y en esta ocasión, el lema ha sido  escuchando al cuidador. En verdad, aunque no hay estadísticas sobre este tema, habría que decir, en estricta justicia, escuchando a la cuidadora, pues en su mayoría, por no decir en su totalidad, este oficio lo desempeñan, desde tiempo inmemorial, las mujeres. El perfil es bien conocido: mujer de mediana edad, soltera, de formación académica media, no llegó a la universidad, en ocasiones, por ceder la oportunidad a algún varón de la familia, muy religiosa, con un gran espíritu de sacrificio, trabajadora incansable que cuando los padres se fueron haciendo mayores, cambiaron su papel de hijas por el de madre se sus propios padres.Y quién sino iba a curar mejor esa llaga en los pies de su padre diabético con esa delicadeza que pone el amor en sus manos, sino ella, la hermana soltera, que para eso –dicen los demás hermanos- dios no le dio hijos. Y quien sino, iba a lavar de arriba abajo, dar de comer con una paciencia infinita a la madre en silla de ruedas que además tiene la cabeza perdida, y llama a su hija por las noches, que en su delirio, la pobre mujer, confunde con los días.

 

El telefono de la esperanza quiere tributar un homenaje a esas miles de heroínas anónimas, que consumen sus vidas en ofrenda permanente a sus padres, vecinas nuestras, que vemos poco y que cuando nos tropezamos con ellas en la escalera, van siempre de prisa porque no tienen tiempo ni de ir a misa.  A esas heroínas que no encuentran unas palabras de agradecimiento del resto de la familia, esas hermanas y hermanos que van poco por casa, porque entre los niños y sacar al perro, no les sobra mucho tiempo para hacer visitas, pero que ya han dicho, que cuando los viejos mueran, a repartir todos iguales, porque para eso todos son hijos.

 

Por eso, este año, hemos querido romper una lanza a favor de esas mujeres que cuidan a sus padres, solteras en su mayoria, pero también las hay casadas que son capaces de compaginar su papel de madres y esposas y sacan tiempo para cuidar de sus mayores, pues hacen de noche lo que no les da tiempo hacer durante el día.

 

El presidente presentó al conferenciante y sin más dilación, éste inició su charla sobre la esperanza y las crisis.

 

SINTESIS DE LA EXPOSICIÓN DE CARLOS BERMEJO

Todo el mundo pasa en su vida por una multitud de crisis, entendiendo por crisis las dificultades, los problemas, los acontecimientos que nos contrarían mucho, como accidentes, separaciones, muertes de familiares, etc. Ante esas dificultades, mucha gente se hunde en la depresión, en la tristeza, sufren mucho y este estado de ánimo dificulta, impide, en algunos casos, la realización de sus tareas.

 

Si se nos permite poner una comparación, la adversidad sería como una piedra en el camino, mucha gente tropieza, cae y permanece en el suelo lamentándose de su mala suerte; por el contrario, otros tropiezan también, pero su fortaleza interior evita la caída, y en definitiva adelantan terreno.

 

Ya lo dice el refrán: el que tropieza y no cae adelanta terreno. Las piedras del camino son las mismas para todos, las dificultades son las mismas, pero la actitud interior es distinta. Y si llegan a caer, no pierden tiempo en lamentaciones inútiles, piden ayuda y se levantan para seguir caminando.

 

La actitud interior, que nos convierte en vencedores, está en función de varios factores:

 

  • La herencia. Es innegable que los genes juegan un papel muy importante en nuestro temperamento, pero somos conscientes de que no estamos determinados a obrar de una manera específica; a pesar de la herencia, somos libres.
  • La mirada interior. Se pone de ejemplo muy ilustrativo el de la botella que está a medias. Los pesimistas ven la botella medio vacía; el optimista, ve la botella medio llena. La realidad, la botella a medias, es la misma, la forma de mirarla determina que se fijen en lo que les falta o lo que aún tiene.

 

En conclusión podríamos decir que la forma de mirar hace que el mismo hecho tenga un significado u otro. La mirada del enamorado embellece la cara de la amada.

  • El entusiasmo. Es la capacidad que tenemos de soñar las cosas, de sentirnos poseídos por una fortaleza interior ante las dificultades.
  • El sentido del humor. La risa es una buena medicina. Saber ver el lado cómico de las cosas y ser capaces de descubrir nuestros fallos y reírnos de nosotros mismos es algo bueno, que nos relaja y tonifica nuestro espíritu.
  • Cierta flexibilidad, que nos permite recobrar el estado anterior, como cierto metales, que son muy flexibles, es decir tienen una gran RESILIENCIA, vuelven a recobrar la posición primitiva después de haberlos forzado.

 

Este término de resiliencia, tomado de la metalurgia, se utiliza en psicología como la actitud interior que nos permite sobreponernos a la adversidad, recobrar la calma, la seguridad, la fuerza que poseímos antes de enfrentarnos a la contrariedad”

 

  • Contar con un tutor, es decir alguien que nos ayude en la dificultad. Los árboles necesitan una vara fuerte que los guíe en su crecimiento hacía arriba. Con el tutor crecen rectos. Ese tutor puede ser una persona mayor, un amigo, alguien en quién confiamos y nos asesora en la duda y nos alienta en la lucha.

 

El teléfono de la Esperanza viene realizando este papel de tutor desde hace 40 años.

 

Las dificultades, las adversidades son como el viento para la palmera, que no la arranca, sino que la obliga a enraizarse y se hace más fuerte. Así sucede con nosotros. La vida, cuando se vive con cierta dosis de resiliencia, no nos puede, le podemos a ella y a pesar de las dificultades la encontramos bella.

 

 

Manuel Femia.

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions