Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

"Me olvidé de vivir": ciclo de conferencias en Asturias

Compartir en Facebook
Foto de "Me olvidé de vivir": ciclo de conferencias en Asturias

Bajo el título Me olvidé de vivir, a lo largo de 17 ponencias, se abordarán una serie de posiciones vitales que nos impiden vivir el aquí y el ahora. Con este modo de ser la vida se experimenta desde una posición pasiva,  haciéndonos sentir prisioneros de las circunstancias y limitando nuestras posibilidades de construir una vida más plena y satisfactoria. Disponemos de recursos personales para hacer frente a las crisis y a las dificultades, es hora de descubrirlos.

Las conferencias se impartirán por los profesionales de los Departamentos de Psicología y Psiquiatría de la Asociación de febrero a mayo de 2013 en Oviedo y en Gijón. La entrada es libre y gratuita hasta completar el aforo.

En Oviedo, en la Sala de Cámara del Auditorio Príncipe Felipe, los martes a las 19.30 horas.
En Gijón, en el Centro Municipal Integrado de la Arena, los lunes a las 19.30 horas.

Consulte en la web www.telefonoasturias.org las fechas de cada conferencia.

Me olvidé de vivir de tanto cantarle al amor y a la vida… Despertar a la realidad (Marta Alonso, Psicóloga)
Los sueños, la imaginación, pueden ser recursos muy útiles cuando se utilizan como impulso para orientar nuestra vida o darnos un espacio de libertad. Sin embargo, con frecuencia, los utilizamos como escapes para no hacer frente a la realidad. Vivir en un sueño puede distraernos por un momento, el peligro es olvidarnos de despertar.

Me olvidé de vivir de tanto correr por la vida sin freno… Vivir el presente (Daniel López, Psicólogo)
Rememorar el pasado o resentirlo, pensar en el futuro o anticiparlo… En muchas ocasiones llenamos nuestra cabeza con pensamientos que se sitúan en ambos extremos impidiéndonos centrarnos en el presente que nos toca. Solo el presente puede vivirse.

Me olvidé de vivir de tanto ocultar la verdad con mentiras… Mi espacio, mis límites (José Mª Uncal, Psiquiatra)
A veces nos entregamos a los demás olvidándonos de nuestro propio cuidado. Vemos la vida pasar viviendo las vidas de otros, renunciando a ese espacio personal e íntimo que nos constituye como seres independientes. Para llegar a otro, a un tú, es necesario que haya un yo.

Me olvidé de vivir de tanto jugar con quien yo más quería… Tomar las riendas (Ana Rosa Alvarez, Psicóloga)
Cuando el objetivo de una persona es ser aceptado por los demás, frecuentemente pierde de vista sus verdaderas inquietudes. Utilizar a los demás para sentirnos completos nos desvía de nuestro propio camino y nos lleva a exigirles que satisfagan nuestras propias necesidades. Recuperar la responsabilidad sobre nuestra propia vida nos ayuda a caminar en la única dirección posible, la nuestra.

Me olvidé de vivir de tanto querer ser en todo el primero… Vivir los detalles pequeños (Daniel Eichelbaum, Médico)
La exigencia nos empuja a fijarnos objetivos, trabajar para conseguirlos, hacer lo que se espera de nosotros, sentirnos responsables de todo cuanto nos ocurra en la vida. Este nivel de presión tiene un coste psíquico y corporal importante. Aprender a apasionarnos con lo que hacemos al margen de los resultados, es una tarea difícil pero liberadora.

Me olvidé de vivir de tanto esperar yo que nunca ofrecía… Construyendo mi felicidad (Angélica Rodríguez, Psicóloga)
Cuando creemos que el devenir de la vida depende enteramente de la suerte, de la genética, de las circunstancias… perdemos de vista un factor más: nuestra contribución a la vida que tenemos. Reconocernos co-creadores de esa vida nos aporta entusiasmo y alegría a cada paso.

Me olvidé de vivir de tanto correr por ganar tiempo al tiempo… Hoy empieza mi vida (Mónica Somoano, Psicóloga)
De algún modo nos educan para demorar la satisfacción de nuestras necesidades. Este es un aprendizaje importante. El error sucede cuando esa demora se articula como el motor de nuestros proyectos; cuando me case, cuando me jubile, cuando los hijos sean mayores.

Me olvidé de vivir de tantos fracasos, de tantos intentos… Descubriendo la esperanza (Rosa de Arquer, Psicóloga)
Lo que a primera vista es un contratiempo, puede encerrar también una ocasión para el descubrimiento de nuestras potencialidades. Comprender que la vida tiene éxitos y frustraciones, suerte y dificultad, nos ayuda a aceptar lo que sucede sin renunciar por ello a nuestros proyectos e ilusiones.

Me olvidé de vivir (Alfonso Rodríguez  Fidalgo, Médico)
A veces nos quedamos atrapados en las frustraciones de las cosas que no tenemos, de lo que no podemos conseguir. Olvidamos que nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira. La vida sigue, todo pasa.

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions