Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

"Hay que vivir siendo menos esclavos del consumismo"

Compartir en Facebook
Foto de "Hay que vivir siendo menos esclavos del consumismo"

Stefani Rossini, una ama de casa italiana, ha publicado un libro en el que da todas las claves para vivir con 5 euros al día.

 

En tiempos de turbulencias económicas, las familias intentan ahorrar en sus gastos diarios. Pero eso no significa vivir peor, sino comprar exclusivamente aquello que se necesita y aprovechar y reciclar lo que no utilicemos. Stefania Rosini es una ama de casa italiana que ha revolucionado el concepto de la autoproducción, ya que acaba de publicar el libro Vivir 5 personas con 5 euros al día en el que muestra los trucos que su familia pone en práctica para llevar a cabo esta declaración de intenciones. Algunos de ellos: depender menos del consumo y elabor productos como cremas de cara, jabón natural o lejía.

 

-Usted practica una vida ecológica y low cost. ¿Es compatible?

-Sí, son modos de vida totalmente compatibles. Se complementan, son factibles y, en mi caso, me hacen muy feliz.

 

-¿Hay que hacer muchos sacrificios para vivir con 5 € al día?

-Para nada. En mi familia no hacemos ningún sacrificio ni tampoco renunciamos a nada. Al contrario, valoramos más lo que tenemos. En esos 5 euros están incluidos los gastos básicos, pero no están incluidos los gastos extraordinarios como la gasolina o la hipoteca.

 

-Y si queremos algún día darnos un capricho…

-¡Por supuesto! Esta cantidad no es para nada una limitación, sino una meta. Si un mes hemos ahorrado, nos podemos dar algún capricho o lujo. No se trata de vivir en una vida de privaciones, pero sí que hay que utilizar la inventiva y el ingenio y concienciar a los más pequeños que nos hemos comprado ese capricho porque hemos ahorrado dinero.

 

-¿Una persona o familia vive con esa cantidad por consciencia o por necesidad económica?

En mi caso, primero empezamos como una necesidad por la situación económica familiar pero siempre hemos tenido en mente el factor medioambiental. Cuando vives en una economía de autoproducción, ahorras dinero pero también es importante el factor ecológico porque sabes de donde vienen las materias primas que utilizas. Vivir de esta forma es más que un ahorro.

 

-Pero algunos piensan que el dinero da la felicidad…

-No estoy de acuerdo. El dinero ayuda a ser feliz pero no es el medio para conseguir la felicidad plena. La felicidad la podemos conseguir a través de otros métodos, no solo con el dinero.

 

-¿Vivir así es una forma de luchar contra el consumismo cada vez más presente en nuestra sociedad?

-
Yo no hablaría de vivir en lucha contra el consumismo. Lo que propongo en el libro es un método de vida distinto al que se ha llevado a cabo en los últimos 30 años, donde se ha priorizado el consumo por encima de todo. Es una forma distinta de ver la vida y cada persona elige qué es lo que le hace feliz. Los bienes materiales son efímeros y únicamente dan felicidad inmediata, no duradera.

 

-En el libro dice que hemos de practicar una economía empresarial casera. ¿En qué consiste?

-Es una economía empresarial como cualquier otra pero en pequeño formato. Se trata, sobre todo, de autoproducir aquello que se pueda y comprar en la tienda los productos que sean cercanos a nosotros, de kilómetro cero si puede ser. Intentamos hacerlo todo nosotros para depender menos del exterior, aunque eso no quiere decir que nos aislemos del exterior, sino que seamos menos esclavos del consumismo.

 

-Dice que hay que ‘hacer’ en lugar de ‘comprar’. ¿Cómo se puede llevar eso a cabo?

-El objetivo del libro es ayudar a aquellas personas que están todo el día trabajando y cuando llegan a casa no tienen ganas de ponerse a hacer pan artesano o jabón natural. Por ejemplo, el pan se puede hacer un día a la semana y congelarlo y el jabón o la lejía casera se pueden hacer una vez al año. Cuando se ha aprendido la técnica, que es fácil, una persona se lo puede organizar, más aún si cree en este estilo de vida. Es una actividad muy relajante, enriquecedora y gracias a la cual aprendes a creer más en ti, porque eres capaz de hacer cosas. Muchas personas que pierden el trabajo se deprimen porque piensan que no pueden hacer nada, y no es así.

 

-Nos propone hacer de todo, hasta cremas exfoliantes para la cara…

-Sí. Con poco tiempo, pocos ingredientes y pocas capacidades se pueden hacer cosas de calidad para vivir en nuestro día a día. En el caso de las cremas, si las compramos en la tienda son muy caras y muchas familias, como la mía, no nos lo podemos permitir. Cuando hacemos las cremas en casa nos damos cuenta que consumimos poca materia prima, contaminamos menos y gastamos mucho menos dinero.

 

-Aprovechando lo que tenemos por casa, se pueden llegar a hacer obras de arte como una alfombra…

-Por supuesto. Tengo una alfombra bastante curiosa, porque está hecha con recortes de camiseta viejas que iban a ir a la basura. Cuando lo explico, la gente me dice que es arte pero yo creo que es cuestión de aprovechar. Es una cosa muy sencilla y todo el mundo lo puede hacer. Esta alfombra la tenemos en casa hace un año y medio, la lavo cada semana y ha sido una forma de reutilizar la ropa vieja.

 

-¿Somos una sociedad acostumbrada a tirar mucho y a reciclar poco?

-Sí, lo tiramos todo porque detrás hay personas que piensan en cómo hacerlo para que así sea. Por ejemplo, mi marido intenta arreglarlo todo en casa y está mirando a través de internet cómo fabricar un pozo, tal y como lo hacen en África. Es una forma de no entrar en este ciclo de comprar y tirar.

 

-En la ciudad también se puede crear un huerto en el balcón de casa…

-Evidentemente que en la ciudad hay muchas limitaciones pero en nuestro balcón podemos cultivar hierbas aromáticas, que sirven para hacer infusiones o para hacer las cremas o jabones. Si se tiene un poco más de espacio también se puede cultivar en plena ciudad tomates o lechugas.

 

-Y parece que en pleno siglo XXI vuelve una técnica de hace ya algún tiempo: el trueque…

-Se economiza dinero y se ahorra en contaminación, ya que obtienes un objeto que otra persona ya no quiere y por el tendrías que haberte gastado dinero en comprarlo. Creo que detrás del truque hay un valor de ahorro muy importante y, además, las posibilidades son infinitas. Se puede intercambiar de todo.

 

-Todos estos trucos los comparte en un blog que es todo un éxito en Italia. ¿Cree que lo tendrá también en España?

-Espero que tenga éxito mi filosofía de vida. Tengo una amiga española que me dice que aquí existe cierta sensibilidad con este tema y por eso recomiendo a todo el mundo seguir este tipo de vida ya que a mí y a mi familia nos ha hecho muy felices



Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20130213/54366639510/stefani-rossini-entrevista-vivir-5-euros.html#ixzz2KmepkyMI
 

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions