Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

42 años ayudando en Sevilla

Compartir en Facebook
Foto de 42 años ayudando en Sevilla

Esta semana sacamos nuestro lado más comprometido y nos acercamos a la sede del Teléfono de la Esperanza, en la Avenida Cruz del Campo. Allí diariamente, voluntarios y personal especializado atienden llamadas de personas con problemas y que no saben afrontar sus situación por lo que necesitan ayuda. "Nervión al día" ha estado con ellos para darle voz a su llamamiento: “estamos aquí, cuenten con nosotros”.

 

Celia Castro es la Coordinadora General del Teléfono de la Esperanza en Sevilla, muy amablemente nos ha abierto las puertas del Teléfono de la Esperanza para poder enseñar a todos el trabajo que realizan que además de necesario y muy reclamado, tiene volcados a casi un centenar de voluntarios sólo en nuestra provincia. Un servicio que al año, sólo en Sevilla, pueden recibir unas 4.000 llamadas en la sede de Sevilla y en consulta presenciales unas 300 al año.

 

El Teléfono de la Esperanza surge por primera vez en Sevilla, concrétamente en Nervión, en 1971. Lo fundó Serafín Madrid, que en ese momento era una persona muy reconocida en Sevilla; un fraile de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios que realizó labores filantrópicas de asistencia a enfermos y personas con problemas personales. Fue uno de los impulsores de la creación de ‘La Ciudad de los Niños’ en San Juan de Dios, un centro integral para los niños con discapacidad que en ese momento fue un avance por ser de las primeras organizaciones comprometidas con este colectivo. A raíz de este proyecto se dió cuenta de las carencias que tenía la sociedad de comunicación y asistencia a personas con problemas de todo tipo, por ello, y aprovechando el auge del teléfono, utilizó este medio: “Se dió cuenta que a través del teléfono era una buena manera de llegar a estas personas”, apunta Celia.

 

“El objetivo del teléfono en un principio era llevar la ayuda a personas que estuviesen aisladas, eran intervenciones en momentos de crisis. Un equipo multidisciplinar de voluntarios al otro lado del teléfono para poder hablar de cualquier problema”, explica Celia. Actualmente se lleva a cabo esta misma actividad durante las 24 horas del día, pero se le ha unido la formación de voluntariado de un año de duración, actividades en torno a la prevención de situaciones de crisis, cursos de diferentes disciplinas de autoayuda, autonomía efectiva, duelos o superación, consulta presencial con abogados y psicólogos para intervenciones en crisis,etc.

 

Por otro lado señala que “nuestras intervenciones tiene un fin, se dedican a orientar y encaminar a la persona a que salga de su problema y aunque no le damos la solución porque en muchos casos está fuera de nuestras posibilidades, el teléfono no es sólo un sitio a donde llames para desahogarte”, explica Celia.

 

La coordinadora incide en la importancia de los cursos de formación ya que además de tener un contenido de calidad, especializado y que en pocos sitios se imparte, empieza por ‘solucionar’ o ‘estudiar la situación de la persona que va a ser el futuro voluntario, y luego en una segunda parte se enseña a actuar en situaciones de crisis “por ejemplo a saber cómo reaccionar cuando te llama una persona que acaba de intentar suicidarse, que no es lo más común, pero que ha pasado”. Los voluntarios salen de esta organización con una formación completa y siendo profesionales en este ámbito, algo esencial para poder ayudar a los demás.

 

Esta asociación nos sirve de observatorio para medir cómo es la sociedad actual, Celia confiesa que tras su experiencia ve a la sociedad muy aislada, “somos personas individualistas que en la era de la comunicación, no nos comunicamos”. Desgraciadamente, hay pocas personas que conozcan este servicio y por ello desde la organización hacen un llamamiento a la sociedad para que ayuden a difundir la actividad del Teléfono de la Esperanza: Animamos a todo el que necesite ayuda o que sepa de alguien que la necesita a que contacte con nosotros, que nos tengan en mente y se acuerden que estamos aquí para lo que necesiten.

 

MÁS INFORMACIÓN

Teléfono: 902 50 00 02 – 954 57 68 00

Web: Teléfono de la Esperanza

Página de Facebook: Teléfono de la Esperanza

Próximas jornadas de formación en el mes de agosto: Mejorando mi comunicación

 

Fuente:  Nervión al Día por Laura Liñán

Foto: Nervión al Día

El Teléfono de la Esperanza lleva atendiendo desde hace 42 años a personas que buscan un consuelo. Siempre hay alguien al otro lado del teléfono las 24 horas del día, los 365 años del día. Aunque ellos no lo sepan, los voluntarios que trabajan para este servicio se convierten en auténticos ángeles de la guarda de aquellas almas que desorientadas y perdidas deambulan sin rumbo fijo.

 

En el año 1971 el padre Serafín Madrid, un fraile de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, fundó esta asociación. Celia Castro, coordinadora general del teléfono, se dio cuenta de las carencias que tenía la sociedad de comunicación y asistencia a personas con problemas de todo tipo, por ello, y aprovechando el auge del teléfono, utilizó este medio.

 

En 2012 este servicio de orientación telefónica recibió 3.428 llamadas, una cifra ligeramente superior a las del año anterior, cuando se contabilizaron 3.340. En los últimos años, coincidiendo con la crisis económica, este número es cada vez más demandado. De estas llamadas, la mayor parte de las consultas realizadas fueron por problemas de tipo psicológico (44 por ciento), seguidos por los problemas familiares (25 por ciento). De los problemas psicológicos, la mayor parte hace referencia a problemas de ansiedad, seguidos de los problemas derivados de la soledad y la incomunicación.

 

En cuanto al perfil de la persona que solicita los servicios de este teléfono, predominan las mujeres con edad entre los 30 y los 60 años y que residen con su familia. El 25 por ciento de los casos fueron derivados hacia una entrevista con un profesional de Teléfono de la Esperanza. A lo largo de 2012 el equipo multidisciplinar que trabaja de forma altrauista para la asociación, y en la que están abogados, psicólogos y orientados familiares, atendieron a 375 pacientes en la consulta.

 

Teléfono de la Esperanza

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions