Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Los suicidios entre los jóvenes europeos crecieron un 11,7% tras el crack financiero de 2008

Compartir en Facebook
Foto de Los suicidios entre los jóvenes europeos crecieron un 11,7% tras el crack financiero de 2008

Según un análisis publicado en el British Medical Journal, en 2009 se suicidaron casi 5.000 personas más de las esperadas –casi todo hombres – en los 27 países europeos y 18 americanos estudiados.

 

Al «crack» de 2008 le siguió al año siguiente un notable incremento en las tasas de suicidios en Europa y el continente americano. Según un estudio médico publicado esta semana en el British Medical Journal, el número de suicidios en la UE se incrementó en un 4,2%, y en un 6,4% en los 18 países de América que cubre el estudio, en el que investigadores de Oxford, Bristol y la Hong-Kong University han repasado datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre 54 países.

 

El estudio constata que en el primer año después de la caída de Lehman Brothers se interrumpió claramente la tendencia a la baja que venía registrándose en la tasa de suicidios por habitante. Y estiman, por comparación con la tendencia que marcan los datos de 2000-2007, que en 2009 se produjeron unos 5.000 suicidios más de los esperables si se hubiera mantenido la tendencia del periodo pre-crisis.

«Hemos encontrado un aumento claro en los suicidios después de la crisis económica global de 2008», concluyen los autores del estudio [puedes consultarlo aquí en inglés]. «En 2009 hubo 4.900 suicidios de más si lo comparamos con el número esperado según las tendencias anteriores en 2000-2007», explican.

 

Ese mayor número de suicidios afectó sobre todo a los hombres. «Es más probable que sea el hombre el que aporta más ingresos a la familia, con lo que se ven más afectados por la recesión que las mujeres; además, pueden experimentar un mayor grado de humillación ante el desempleo y tienden menos a solicitar ayuda», explica el estudio.

 

Este incremento del riesgo de suicidio se produjo en todos los grupos de edad, aunque tuvo una mayor incidencia en distintas franjas de edad según el continente. En Europa, el análisis de los datos en 21 países de la Unión Europea (incluido España) y otros seis Estados europeos (incluida Rusia) indica que son los jóvenes los más afectados por el fenómeno. Así, los suicidios entre los europeos de 15 a 24 años aumentaron un 11,7% en 2009, frente a un 4,2% de incremento general.

En lo referido a Europa, los investigadores británicos y de Hong-Kong constatan que los mayores incrementos en las tasas de suicidios se produjeron en los diez países de la Europa oriental y central que se adhirieron a la UE en 2004, con un aumento del 13,3% entre los hombres, frente al 6,4% en los países que ya estaban en la UE.

 

En los países americanos analizados (EE.UU., Canadá, Argentina, Brasil, Colombia y varios centroamericanos entre ellos), fueron los hombres de 45 a 64 los que sufrieron un aumento mayor del riesgo de suicidio, del 5,2% con respecto al incremento del 6,4% registrado en 2009 en los 18 países americanos analizados.

 

Los autores del «paper» se remiten a ulteriores estudios para intentar explicar estas diferencias demográficas, pero afirman una relación general entre las manifestaciones de la crisis, sobre todo el paro, y los suicidios. «Los incrementos en la tasa de suicidios en 2009 parecen estar asociadas a la magnitud en los aumentos del desempleo, especialmente en lo que se refiere a los hombres y en aquellos países con niveles bajos de desempleo antes de la crisis», explican.

Además, advierten que «el aumento en el número de suicidios es solo una pequeña parte de la angustia emocional que causa la crisis económica». El informe, que por primera vez recopila datos sobre tasas de suicidios en un número sustancial de países, se hace eco de estudios recientes que demuestran el incremento en los cuadros de depresión y ansiedad tras la crisis económica en países tan distantes como Hong-Kong, Australia, Inglaterra, España o Grecia, un país en el que distintos estudios han constatado incrementos en los homicidios, los suicidios y las enfermedades mentales tras la crisis.

 

En el caso español, citan un estudio de la Universidad de Baleares que concluye que en España hubo en 2010 un incremento de un 19,4% de los pacientes atendidos con cuadros de depresión, un 8,4% en el caso de la ansiedad, y un 4,6% más de casos relacionados con el alcoholismo, en comparación con los datos pre-crisis de 2006 [puedes leer aquí el «paper» en inglés»]. «Este deterioro en la salud mental se veía especialmente en gente que experimentó inestabilidad laboral o problemas financieros», explican los autores del informe publicado este martes en el British Medicine Journal.

 

Esta relación temporal entre crisis económica y ciertos trastornos psicológicos concuerda, dicen los autores, con los incrementos en las tasas de suicidios que siguieron al «crack» de 1929, a la implosión soviética a comienzos de los 90 y en la crisis asiática de finales de aquella década. Pero la gran pregunta es si puede establecerse una relación de causalidad entre la crisis y el mayor número de suicidios.

 

¿Puede hablarse de causalidad?

El megaestudio sobre salud europea que la OMS presentó en marzo ya concluía que, entre los jóvenes, el incremento del paro se acompaña de un 5% de crecimiento en los índices de suicidios. «¿Existe una relación de causalidad? Difícil de decir», explicó entonces a ABC la doctora Claudia Stein, durante la presentación en Londres. Los autores del último estudio van un paso más lejos y, entre sus conclusiones, recogen que «nuestros datos muestran que las crisis económicas plantean riesgos de suicidio considerables».

 

Shu-Shen Chang, investigadora del centro de investigación del suicidio de la universidad de Hong-Kong, y una de las autoras del «paper», señala tres indicios que apoyarían la tesis de la causalidad. «Primero, la magnitud del incremento en los suicidios en diferentes países no puede explicarse por otros acontecimientos», nos explica en un correo electrónico, en referencia a la crisis económica. «En segundo lugar, los aumentos en las tasas de suicidios en los países guardaban una correlación estadística con los incrementos en el desempleo, un reconocido factor relacionados con el riesgo de suicidio», afirma.

 

En tercer lugar, señala además que «en varios países, incluido España, la tendencia a la baja en suicidios masculinos se invirtió en 2008 o en 2009 tras la crisis económica, lo que sugiera un papel causal de la crisis en las tasas de suicidios». Los autores del estudio no se quedan en el diagnóstico, y recuerdan que estos riesgos «no son inevitables» si los Estados toman medidas en el mercado laboral y reducen drásticamente las tasas de desempleo.

 

«En un tiempo de retroceso del Estado, los países con recursos limitados pueden enfocar de forma eficaz las medidas de apoyo laboral hacia los jóvenes y los hombres en edad laboral», defienden. Aunque reconocen las dificultades que plantean las políticas de austeridad a la hora de tomar medidas. «En muchos países, la austeridad de los gobiernos está resultando en pérdidas de empleo adicionales que suponen un riesgo adicional de suicidio».

 

Fuente:http://www.abc.es/sociedad/20130919/abci-suicidios-crisis-europa-201309181849.html

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions