Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Reflexiones sobre el arte de ayudar, por Valentín Turrado, desde León

Compartir en Facebook
Foto de Reflexiones sobre el arte de ayudar, por Valentín Turrado, desde León

A MIS AMIGOS EN EL ARTE DE AYUDAR

 
"La libertad segura", fotografía de Jesús Aguado

 
            Hay un tiempo para agarrar y un tiempo para soltar.

 
            ¡Cómo dudar que el horizonte de cualquier sana educación es la autonomía y el valerse por sí mismo!. Hasta aquí todos o casi todos de acuerdo. Es importante la dirección a la que  apunta cualquiera de nuestras acciones o empresas. ¿Para qué sirve la utopía?, le preguntaron un día al sabio de Mario Bendetti: “para alumbrar”. Sí, sin dirección vamos dando tumbos por la vida. Inconscientes. Inconsistentes.

 
            Una vez dado a luz el horizonte a donde queremos llegar, ¿cuáles son las etapas de ese camino?. ¿Cómo alcanzar la autonomía emocional?

 
            A veces siento que nos complicamos la vida en exceso y más que estudiar sesudas monografías o hacer máster carísimos por no sé qué facultad, lo que necesitamos es ojos para ver. Sin duda vamos por la vida con la mirada empañada, con filtros previamente fabricados, filtros que nos dan seguridad, pero filtros al fin y al cabo. ¿Qué hacen los animales para educar a sus criaturas?. Durante un tiempo van por delante, les dan todo, les cuidan, les protegen y les dan el calor y el abrigo que ptrecisan. Pareciera que los hacen dependientes. Pero no es así, son sabios y conocen su debilidad y son conscientes de que dejarlos a la intemperie en los primeros tiempos es exponerlos a una muerte segura. Sin plumas firmes es absurdo que las aves intenten volar.  Sin patas fuertes, sin estómagos preparados, los animales no pueden ser independientes y libres. Es la dependencia absoluta de los suyos lo que les prepara para la soledad, el frío y el dolor de la libertad. Y esta etapa de la vida es necesaria, diría  que  imprescindible.

 
            El Teléfono de la esperanza acoge a todo tipo de personas, especialmente a los desvalidos, desprotegidos, los rotos, los caídos, los sin nada emocionalmente. Sus patas son inseguras. Sus plumas están mojadas. ¿Cómo pretender que en dos días echen a volar y sean libres y autómonos? Es un tiempo para acoger,  agarrar, calentar, fortalecer y dar la mano. A primera vista podría parecer que caminamos en dirección contraria a nuestro objetivo. No es así. No es así. Esta etapa es dura, sombría, discreta, entraña riesgos, crea afectos, dudas, y estalla por los aires nuestras zonas de confort. Es un momento especialmente creado para dar calor y ternura, para amamantar. En el Teléfono de la esperanza tenemos que aprender a amamantar a las personas que llegan a nuestra puerta tiritando de frío o con ladridos en su alma por el vacío, la soledad y la tristeza. ¿Qué hacer si alguien se cuelga de ti? Nada, no hay que hacer nada. Entenderlo. Aceptarlo. Tal vez sea bueno que por un tiempo sea así, sea así.  ¡El que ha vivido en el frío permanente no quiere salir de sus primeras sensaciones de calor!

 
            No tengamos miedo  a esta etapa. Sepamos acogerla. Abrazarla. Asumamos riesgos. Son los riesgos del cariño, del afecto, del interés, del corazón. De la mejor dependencia. Del apego saludable.

 
            Y sólo después empieza el tiempo de soltar, saltar, desprender, rasgar, romper, salir. Es el tiempo de la libertad. ¡Ojalá ya sin la necesidad del Teléfono de la esperanza!

 
Valentín Turrado

 

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions