Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Cómo ayudar a salir de la crisis, por Pedro Miguel Lamet

Compartir en Facebook
Foto de Cómo ayudar a salir de la crisis, por Pedro Miguel Lamet

El viernes 15 de noviembre asistimos a un acto memorable organizado por el Teléfono de la Esperanza y la Universidad Pontificia Comillas con motivo de su Día de la Escucha, este año dedicado a la crisis con el lema: “Si nos ayudamos, podemos”. Toda la tarde, desde las cinco hasta casi las nueve de la noche estuvimos reflexionando sobre este urgente y apasionante tema.

El plato fuerte fue una brillante conferencia de Luis González de Carvajal, que trazó un cuadro muy lúcido de la crisis que sufrimos y de la escucha que hay que dispensar a los que la sufren. 

La idea que más me impresionó es que la causa clave de la situación que atraviesa nuestro mundo es la ambición. El ansia de dinero y el poder que conlleva ha deteriorado a la sociedad y los que más sufren sus consecuencias son los marginados, comenzado por los discapacitados y los pobres. Respecto a la escucha insistió en que la gente más que consejos necesita ser escuchada porque es la mejor terapia, ya que la crisis en el fondo es una crisis integral no sólo económica.

En la segunda parte me tocó moderar una mesa redonda en la que intervinieron Eladio Morales, presidente del Teléfono de la Esperanza de Madrid; Rosalía Portela, directora de Obras Sociales de Caritas Madrid; y Javier Martín, responsable del Servicio de Emergencia Social de la Comunidad de Madrid.

 

También participaron en este acto Ana García-Mina, vicerrectora de Servicios a la Comunidad Universitaria y Estudiantes de la UP Comillas; José Mª Jiménez, vicepresidente de la Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza; y Carlos Izquierdo, viceconsejero de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid.

¿Qué sacamos en claro de este encuentro? Hay que partir de una constatación realizada por el Teléfono:Los trastornos mentales como la depresión o la ansiedad tienen más del doble de incidencia entre los desempleados (se estima que puede afectar al 34% de este colectivo) que a las personas activas en el mundo laboral (un 16% de incidencia)De las 99.825 llamadas atendidas el último año por los voluntarios de los 28 centros del Teléfono de la Esperanza en Españauna tercera parte ha sido efectuada por personas que sufrían altos niveles de estrés, ansiedad, depresión y/o insomnio a consecuencia de estar en el paro, tener miedo a perder el empleo o padecer dificultades económicasAsimismo, muchos de estos llamantes manifestaron que la relación con algunos miembros de su unidad familiar se había deteriorado de manera importante a causa de discusiones por problemas de dinero.

Me gustó especialmente el resumen que Rosalía Portela, por el seguimiento humano que hace Cáritas de las personas que sufren el impacto de la crisis: desde que llegan con una urgente necesidad material hasta que, a través de la acogida comienzan a reestructurarse como personas.

De la intervención de los demás ponentes saqué claro lo siguiente:

 

1. Primero hay que dar pan, después doctrina. Es necesario acudir a las primeras  necesidades de las familias que están pasando toda clase de hambres.

 

2. No basta dar peces, hay que enseñar a pescar.

 

3. Al final el problema de fondo es la des-estructuración de la persona hundida, que es incapaz de reaccionar porque en última instancia “nadie nos salva si no nos salvamos nosotros mismos”. Es la experiencia de miles de llamadas del Teléfono de la Esperanza. Personas que al borde del suicidio despiertan a una nueva creatividad, un proceso de crecimiento para encontrar nuevos caminos y dar sentido a su vida.

 

4. Las instituciones de ayuda tienen que cooperar entre ellas aportando sus capacidades y especialidades en el resultado total.

 

5. La escucha que ayuda es una escucha activa, servir de espejo a la persona en crisis para que alcance ella misma su liberación ante los problemas que la angustian.

 

6. Desde ese despertar arranca la necesaria denuncia política ante la corrupción, el imperio del dinero y el nuevo orden internacional.

 

Por Pedro Miguel Lamet

 

El alegre cansancio. 21RS

   

Documentos relacionadosHaga click sobre las documentos para ampliar

  • DSC01402
  • DSC01448

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions