Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Radiografía de la juventud española: esto es lo que de verdad piensa (en 10 puntos)

Compartir en Facebook
Foto de Radiografía de la juventud española: esto es lo que de verdad piensa (en 10 puntos)

La prolongada duración de la crisis económica ha provocado sensibles cambios en la mentalidad de los más jóvenes, que se enfrentan a su futuro con una mayor incertidumbre que las generaciones inmediatamente anteriores. Con el objetivo de analizar de qué manera piensan los jóvenes de entre 18 y 25 años, el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción ha elaborado Crisis y contrato social. Los jóvenes en la sociedad del futuro, que analiza las percepciones de los españoles sobre la crisis, sus expectativas para afrontar el presente y proyectarse hacia el futuro.

 

La investigación, realizada entre los meses de abril y noviembre de 2012 a partir de una muestra de 1.000 jóvenes, manifiesta especial preocupación por la crisis del contrato social, que el estudio define como “la expectativa de un compromiso implícito entre los jóvenes y la sociedad, que estipula que, a cambio de un esfuerzo inicial, normalmente de carácter formativo, se garantiza la integración futura de dichos jóvenes”. El desempleo, las dificultades para la emancipación y la inseguridad y la confusión han puesto en tela de juicio dicho contrato.

 

Un peligroso cambio de paradigma

 

Ello se refleja en el discurso de los jóvenes, en el que, como asegura la investigación, “reina una sensación generalizada de desconcierto”. El apoyo familiar y la formación permanentes son las dos llaves que están permitiendo a las nuevas generaciones afrontar este panorama de inseguridad personal. La adaptación, que parece ser “la clave de estos tiempos” genera una gran ansiedad al obligar a los jóvenes a elegir constantemente entre diversas alternativas que pueden ser clave en su futuro.

 

En lo que respecta a su visión del futuro, los veinteañeros creen que la generación de sus padres les ha dejado de lado. Además, temen la desaparición del Estado de Bienestar tal y como lo conocemos, lo que provocará que no puedan poseer un hogar en propiedad y que las posibilidades de formar una familia se reduzcan. En última instancia, la necesidad de adaptación constante provoca que muchos de ellos tengan que probar suerte en el extranjero.

 

A continuación presentamos algunos de los datos recogidos en el estudio y que definen los hábitos y costumbres de los nacidos entre 1988 y 1994.

 

La falta de trabajo hace que se prolongue la formación

 Mientras que en 1984 más de la mitad (un 56,2%) de los jóvenes de entre 15 y 29 años se dedicaba exclusivamente a trabajar, este porcentaje ha descendido hasta el 18,5% en 2012. Por el contrario, los estudiantes dedicados en exclusiva a ello aumentan del 18,9% al 44,7%.

 

La crisis ha provocado una visión fatalista del futuro

Estos dos gráficos ponen de relieve la decepción que los jóvenes tienen respecto a su situación personal, que consideran, en un 90%, igual o peor de lo esperado. Además, un 76% de ellos considera que su situación no mejorará. Tan sólo un 19% manifiesta una actitud optimista ante su porvenir.

 

Los parados creen que no encontrarán trabajo durante el próximo año

Este desencanto se manifiesta también en la confianza en encontrar empleo durante los próximos doce meses, algo que el 51,9% de los consultados parados califica como “poco probable”. Esto contrasta con la opinión manifestada por los empleados, mucho más optimista. Tan sólo un 11% considera muy probable perder su empleo en dicho período de tiempo.

 

Ni casa, ni independencia, ni familia

Cuando se solicita a los jóvenes que califiquen del uno al diez la dificultad que tendrán para alcanzar determinados objetivos, los datos manifiestan una gran desconfianza. Un 59,2% considera que tendrá una gran dificultad para alquilar o comprar una casa, un 52,5% para ser independiente económicamente y un 49,5% para formar una familia.

 

Se tiene más confianza en lo personal que en lo global

Quizá por el hecho de que cada persona siente que está en su mano cambiar su propia situación personal, pero poco puede hacer para alterar lo global, la mayor parte de los jóvenes manifiesta que en el futuro su situación será mejor que la del país. Hasta un 22% cree que su situación personal será mejor dentro de un año, mientras que tan sólo un 10,9% considera que la de España mejorará en dicho plazo.

 

La culpa es de los políticos y los banqueros

Los jóvenes consideran que la principal responsabilidad de su situación y la del país es del gobierno y los partidos políticos, con un 37,6%. Le siguen los responsables económicos, empresarios y banqueros, con un 26,9%, y la situación económica global y española, con un 20,8%.

 

La contratación de jóvenes, clave para su futuro

Cuando se solicita a los consultados que proporcionen medidas que mejorarían su situación, estos señalan en una misma dirección: incentivar la contratación a partir de las políticas públicas y la inversión privada. Un 12,7% cree que sería vital ayudar a los jóvenes emprendedores.

 

Casi la mitad de los jóvenes aceptaría cualquier trabajo

Hasta un 48,6% de los encuestados manifiesta su disposición a aceptar un trabajo en cualquier lugar y con cualquier sueldo. Un 61,7% cree que será muy probable que tengan que marcharse al extranjero para desarrollar su carrera profesional.

 

Más de dos tercios valoran retomar su formación

Ante la incertidumbre, la mayor parte de los jóvenes cree que la formación es la mejor forma de emplear el tiempo y el dinero. Tan sólo un 8,5% considera que los estudios no sirven para nada, y un 61,2% de los que valoran volver a formarse lo harían para mejorar sus posibilidades de contratación.

 

La crisis ha acabado con los derechos de los ciudadanos, por lo que hay que movilizarse

Los jóvenes realizan una lectura pesimista de los efectos de la crisis, que creen que ha provocado el recorte de derechos (un 38,8%) y la necesidad de una mayor preparación para el futuro (53,2%). Un 28,3%, por el contrario, cree que la crisis ha provocado que la población aprenda y progrese. Las soluciones que se proponen ante ello pasan por el apoyo de movimientos sociales que persigan cambios profundos en el sistema (46,4%) o alternativas que respeten el sistema actual (29,3%).

 

 

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions