Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Un nexo entre paro y suicidios

Compartir en Facebook
Foto de Un nexo entre paro y suicidios

Entre el desempleo y los suicidios, hay un estrecho lazo, según destaca una investigación publicada ayer en The Lancet que ha analizado datos de 63 países de todo el mundo entre 2000 y 2011. Sus conclusiones muestran que una de cada cinco personas que se quita la vida lo hace por causas relacionadas con el paro, aunque el impacto de la falta de trabajo no es igual en todos los entornos.

 

"Hemos visto que en los países donde el desempleo no es común, un aumento del paro tiene un efecto más pronunciado sobre el suicidio", explica Carlos Nordt, investigador de la Universidad de Zúrich (Suiza) y primer firmante del trabajo, que cifra en entre un 20 y un 30% el aumento del riesgo relativo de suicidio asociado al paro.

 

Su equipo quiso analizar el periodo entre 2000 y 2011 para comprobar los efectos directos de la crisis sobre la decisión de poner fin a la propia vida y, aunque comprobó que, entre 2007 y 2009, con el inicio de la recesión, se produjo un incremento de unos 5.000 casos adicionales, los suicidios atribuibles al desempleo, tanto antes como después del inicio de las vacas flacas, superaron los 40.000 casos incluso en el mejor de los escenarios.

 

En la revista médica, Nordt destaca que el incremento en la tasa de suicidios observado "precedía seis meses a los cambios en las cifras de desempleo", lo que, según apunta, puede deberse al estrés, la inestabilidad y la inseguridad que también vive la población activa en un contexto de recortes y recesión.

 

Con todo, el investigador suizo reconoce que su trabajo se basa en un modelo matemático y que, para sacar conclusiones definitivas sobre desempleo y crisis, es necesario realizar "estudios a nivel local" y analizar todo el entramado de factores que pueden influir en las tasas de suicidio.

 

«La conducta suicida es un fenómeno complejo, por lo que es muy difícil establecer una relación directa de causalidad», explica Jerónimo Saiz, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Psiquiatría. De hecho, tal y como apunta Andoni Anseán, presidente de la Fundación Salud Mental España, las investigaciones que hasta ahora se han realizado en nuestro país sobre el tema «han generado resultados contradictorios».

 

Aunque este especialista subraya que «cada vez existe más evidencia que relaciona el aumento de desempleo con un incremento de los suicidios y los trastornos mentales», como un estudio que en 2013 asoció la crisis económica con un aumento del 8% en este tipo de muertes, otros trabajos no han encontrado esta asociación. Corrobora este punto José Luis Ayuso, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, investigador del CIBERSAM y director del Centro Colaborador de la OMS para Docencia e Investigación en Servicios de Salud Mental, uno de cuyos estudios concluyó recientemente que no existe una relación directa entre los citados factores y que que la prevalencia de intentos e ideaciones de suicidio en España apenas ha cambiado en la última década.

 

De cualquier forma, los psiquiatras consultados por EL MUNDO coinciden en señalar que «no se requiere una crisis económica para poner atención sobre el suicidio y tomar las medidas oportunas para frenar su incidencia». En 2012 en España se produjeron nada menos que 3.539 suicidios, prácticamente 10 al día y «muchos de los factores de riesgo asociados a estas muertes son prevenibles», tal y como señala Ayuso. La depresión, subraya, tiene un impacto mucho más directo y de fácil abordaje que otras cuestiones, como el desempleo. Sin embargo, para hacer falta a su efecto, hace falta una apuesta real por desarrollar los recursos y la protección sanitaria necesarios que aún no es la suficiente.

 

Hace falta más investigación en España

 

En nuestro país, la crisis ha supuesto una profunda transformación social, afectando negativamente a la situación de bienestar de amplias capas de la sociedad. Uno de los indicadores de salud que mayor preocupación ha generado en relación con la crisis es el de la mortalidad por suicidio, no observándose un consenso sobre los efectos de la crisis en los estudios realizados en España. Si bien la relación entre la crisis y el aumento de los suicidios está ampliamente evidenciada por la literatura científica internacional, los estudios disponibles en nuestro contexto no muestran resultados concluyentes.

 

Una reciente investigación realizada sobre 63 países muestra que el riesgo relativo de suicidio asociado con el desempleo es elevado, entre el 20 y el 30%, y ha aumentado en los últimos años. Un análisis de la mortalidad en 23 países europeos entre 2003 y 2010, ha constatado un aumento del suicidio (4.9%) por cada aumento de un punto porcentual del desempleo. En España, un estudio publicado en 2013 mostraba una tendencia positiva en las tasas de suicidio entre el 2005 y el 2010, si bien no se podía establecer si las asociaciones encontradas entre la crisis financiera y los suicidios era causal.

 

En Andalucía, en un reciente estudio también se ha observado un aumento de la mortalidad por suicidio en personas adultas, mientras que desciende en las personas mayores de 65 años. Otros análisis concluyen, sin embargo, que el aumento del suicidio no es tal en España. Según estos trabajos, la mortalidad por suicidios ha tenido una tendencia descendente significativa, con fluctuaciones, pero sin cambios de tendencia.

 

En líneas generales todos estos trabajos sugieren la necesidad de profundizar en los análisis para superar diversas limitaciones, como las distintas ventanas temporales que se contemplan en la recogida de datos, la definición y medida de las distintas variables, o las dificultades para disponer datos de calidad. Es posible que aún sea pronto para concluir sobre el efecto del incremento del desempleo en el contexto de crisis sobre la mortalidad por suicidio en nuestro país. No obstante, la constatación del aumento de la pobreza, y la disminución de la protección social requieren seguir estudiando y monitoreando a más largo plazo el impacto de la crisis en todas sus dimensiones, en la mortalidad por suicidio y en otros indicadores de medida de la salud y sus determinantes. 

 

CRISTINA G. LUCIO

 

http://www.elmundo.es/salud/2015/02/12/54dbb19bca47414e7d8b4574.html

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions