Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Charla de Carlos Domínguez: Manejo de los sentimientos de culpabilidad (Granada)

Compartir en Facebook

El jueves, 28 de Mayo, tuvimos la suerte de escuchar a Carlos Domínguez hablar sobre el manejo de los sentimientos de culpabilidad.

Nunca ha sido fácil manejar los sentimientos de culpa. Hoy día, existe una especie de alergia social a ese sentimiento, que sin embargo es necesario manejar durante toda nuestra vida para asumirlo de manera saludable.

Comenzó describiendo las etapas en el desarrollo de los sentimientos de culpabilidad desde nuestros primeros meses de vida aludiendo a las aportaciones de la psicoanalista austriaca Melanie Klein. Después llega el nacimiento del Yo y el Superyó, instancia que según Freud surge como resultado de la resolución del complejo de Edipo y constituye la internalización de las normas, reglas y prohibiciones parentales. Existe en nuestros días una dificultad especial para enfrentar y “negociar” los sentimientos de culpabilidad porque la sensibilidad postmoderna de nuestros días parece empeñarse en proteger al Yo de todo tipo de sentimiento adverso. Y pocos sentimientos existen tan adversos como estos. Aprender a soportar el displacer ocasionado por una sana autocrítica es un reto que todos tenemos por delante en el logro de nuestra maduración como seres humanos.

Terminó hablándonos de la culpabilidad sana y la culpabilidad enferma. Porque no basta con reconocer la culpa. Se hace obligado diferenciar entre una sana culpabilidad que mueve a la transformación y al cambio (culpabilidad  “depresiva”), y otra, cuyo único objetivo parece ser el del auto-castigo y la autodestrucción (culpabilidad  “persecutoria”). Dos personajes evangélicos, Pedro y Judas, pueden ilustrar esas dinámicas tan diversas. Ambos son conscientes de su culpa. Pero mientras Pedro fue capaz de restablecer el vínculo roto por su negación, Judas, sin embargo, se quedó estancado en el momento más narcisista de todo el proceso: el de dolerse por su imagen manchada y tener un final abocado a su autodestrucción.

La sala se llenó completamente. Al final del acto, Lola López impuso el distintivo del Teléfono a Carlos Dominguez.

 

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions