Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

Desde Colombia una llamada a la Esperanza

Compartir en Facebook
Foto de Desde Colombia una llamada a la Esperanza

Que levanten la mano los que alguna vez han sentido ganas de salir corriendo y no parar; pegar un grito vagabundo que retumbe en cinco kilómetros a la redonda; llorar quince días seguidos; dormirse y despertar en un paraíso donde no haya tristeza, soledad ni desamor. Los que se creen los más desdichados del planeta; los que se han sentido abandonados e incomprendidos; los que se han visto en un callejón sin salida; los que han pensado que la esperanza les es ajena y que jamás volverán a sonreír...

 

¡Yo! Y posiblemente usted también.

 

Hace 45 años, por iniciativa del fraile Serafín Madrid Solano, nació en España el Teléfono de la Esperanza. En Colombia funciona en Bogotá, Barranquilla, Pasto y Medellín, donde repicó por primera vez hace trece años. Desde entonces un grupo de voluntarios debidamente formados como agentes de ayuda, lo convirtieron casi en un confesionario: Quien llama puede conservar su anonimato y el que contesta le brindará cercanía, aceptación y bondad, porque está entrenado para escucharlo con compasión, que es diferente a la lástima, sin juzgarlo, sin condenarlo y sin asumir posiciones de superioridad, para ayudarle a desnudar sus sentimientos, canalizar sus emociones, encontrar alternativas de solución y prevenir enfermedades emocionales.

 

Los motivos de consulta son diversos. Hay mucho dolor en la comunidad gay por falta de aceptación; relaciones familiares rotas por adicciones a los juegos de azar o a la pornografía; viejitos que sufren de soledad o que son maltratados y amenazados por sus propios nietos; abusos sexuales dentro de las mismas familias; padres angustiados frente al consumo de drogas de sus hijos e hijos que se duelen de la ausencia de sus padres. Cuando pregunto si la situación económica también se atiende con frecuencia, la respuesta me sorprende: “Duele más que no te quieran que no tener con qué comer”.

 

Para sufrir no hay que estar en un hospital o en una cárcel. Basta que algunos carguen un peso superior a sus fuerzas. Y es más duro si no hay un hombro cercano para desahogar tristezas, fracasos, miedos y necesidades. A veces es tanto el agobio que el suicidio se vuelve una idea recurrente.

 

Frente a las dificultades muchas personas se bloquean. Se les cierra el mundo y no encuentran las llaves. En momentos así, nada mejor que un oído abierto y un corazón dispuesto para orientar a quien requiere ayuda. Cuando la persona que sufre percibe este clima de aceptación y respeto, desnuda su alma. Y cuando abraza su realidad, acepta su situación y hace lo que está a su alcance, su óptica del problema se torna optimista. Alguien podrá volver a sonreír. ¡Bravo!

 

En Medellín “hay un teléfono donde tu voz se escucha siempre: El Teléfono de la Esperanza. Estamos a tu lado, llámanos al 448 29 45”. El Teléfono, además, ofrece cursos, talleres, conferencias y consultas para personas que necesitan orientación familiar o ayuda profesional en diferentes ramas. Quienes atienden el Teléfono tienen un alto sentido de servicio y mucho amor hacia el ser humano que está al otro lado de la línea.

 

Freud lo dijo hace años y sigue vigente: “La ciencia moderna no ha inventado medicina más eficaz que unas palabras bondadosas”.

 

Recuerden: 448 29 45, tanto para quienes precisan ayuda como para quienes quieran ofrecerla. “Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos”.

 

http://www.elcolombiano.com/opinion/columnistas/cuando-existe-la-esperanza-FN3780711

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions