Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

6 tipos de relaciones tóxicas que te hacen daño

Compartir en Facebook
Foto de 6 tipos de relaciones tóxicas que te hacen daño

Cuando hablamos de una relación tóxica, nuestra mente automáticamente piensa en una relación de amor, pero no exactamente es así. Podemos encontrar también amigos y familiares tóxicos.

 

Una relación tóxica es aquella en la que prevalecen más sentimientos negativos que positivos y por alguna razón nos resulta muy difícil ponerle fin o distancia a esa persona. Lo cierto es que cuando detectamos una relación tóxica, nos bloqueamos y no sabemos cómo actuar con esa persona para evitar daños y problemas.

 

Desde pequeños nos enseñan cuáles son los valores de la amistad, descubrimos cómo es el amor en la adolescencia y cuando somos mayores creamos nuevos lazos en el trabajo, con nuestros compañeros. Pasamos por situaciones nuevas y cuando nos encontramos con una relación tóxica, nadie nos dice cómo afrontarla y qué pasos seguir.

 

Te presento a continuación los 6 tipos de relaciones tóxicas más destacables que te están impidiendo ser feliz y haciendo daño:

 

 

1. Relaciones donde uno lleva todo el peso de la relación

 

En muchas ocasiones, cuando te sientes sin control en tu vida, lo fácil es que alguien se encargue de cuidarte y, de esta forma, quitarte un peso de encima.

 

Pero cuidado, si dejamos que los demás hagan las cosas por nosotros, llegará un punto en que no tendremos ningún poder de decisión sobre nuestra propia vida.

 

Y esto no es precisamente una relación. No hay un equilibrio de energías, ni libertad por los dos lados. Esto inevitablemente te impedirá crecer personalmente y aprender a ser feliz, dos puntos clave que te indicarán que no estás en el camino correcto para seguir avanzando en tu vida.

 

 

2. Relaciones que nos llenan

 

Nos encanta una peli o un libro con un final feliz, en el que dos personas tienen un flechazo y son felices para siempre. Pero en la vida real, esto no es así.

 

Nos hacen ver que cuando una persona encuentra a su otra mitad, serán felices para el resto de sus vidas. Es verdad que puede traernos satisfacción y alegría, pero no caigamos en el error de pensar que dependeremos de esa persona completamente para ser feliz.

 

No necesitamos a nadie para ser feliz, el primero que debe crear su propia felicidad es uno mismo, para después compartirla con los demás.

 

 

3. Relaciones donde no hay confianza

 

Cuando se mantiene una relación donde hay desconfianza, se pierde el respeto, la compresión o la empatía.

 

La falta de confianza siempre se puede arreglar cuando hay intención de hacerlo, pero en el momento en que no hay voluntad, los celos se apoderarán de la situación.

 

Si decides continuar con una relación de este tipo, temo decirte que estarás autodestruyéndote, dañando tu autoestima y perdiendo el tiempo.

 

 

4. Relaciones basadas en lo que nos gustaría que fuera

 

La perfección es algo que nos imaginamos en nuestra cabeza, pero en realidad no existe. Buscamos enamorarnos de un príncipe azul o cuando nos gusta alguien, creemos que es el ser más perfecto que existe en la tierra, pero luego descubrimos que no es así.

 

Todos tenemos defectos y virtudes, y amamos a la otra persona por como es. En el momento que intentamos cambiarlas y esperamos más de ellas (cómo nos gustaría que fuera), entonces nos frustramos y vivimos infelices.

 

Cada uno es como es y no hay que cambiar a los demás como tú quieres que sean. Cuantos menos esperes de ellos, más feliz serás.

 

 

5. Relaciones basadas en el chantaje y en los reproches

 

En este tipo de relaciones, una persona utiliza un chantaje o castigo emocional cuando la otra persona no hace lo que queremos. Y al final la otra persona cede por esa manipulación emocional.

 

Esto es, sin duda alguna, una relación tóxica, donde no es necesario llegar a atacar al otro, tan solo basta con una comunicación abierta y sincera, exponiendo los pensamientos negativos libremente.

 

 

6. Relaciones basadas en las mentiras

 

La base principal de una relación es la confianza y si esta falla, la relación también. Como hemos dicho más arriba, podemos reparar esa confianza en algún momento si hay voluntad, pero si aparecen mentiras, todo lo que hemos construido hasta el momento, se desmoronará. Podremos perdonar algunas mentiras, pero si esos engaños siguen, nos destruirán por completo. Y no podemos consentirlo.

 

¿Has sufrido alguna de estas relaciones tóxicas? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

 

 

Autora: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

 

Twitter: @edigomben

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions