Suscríbete

Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos

Terminos y condiciones de uso
La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como unas palabras bondadosas"

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis

Comunicación / Noticias

esquina cuadroesquina cuadro

El Síndrome de Peter Pan, adultos que se niegan a crecer

Compartir en Facebook
Foto de El Síndrome de Peter Pan, adultos que se niegan a crecer

El síndrome de Peter Pan pone de manifiesto una inmadurez psicológica de la persona afectada. Se trata de adultos cuyo comportamiento puede calificarse como infantil y son incapaces de asumir responsabilidades ni de contraer un compromiso vital.

 

Las personas con el síndrome de Peter Pan se comportan como eternos adolescentes sin ninguna preocupación aparente. Son narcisistas, arrogantes y viven atrapados en una eterna juventud. Se les llama Peter Pan porque se podría decir de ellos que no quieren crecer y que se encuentran atrapados en el país de Nunca Jamás. Esta oposición a crecer y asumir las responsabilidades propias de la edad que se da en algunos individuos, más en hombres que en mujeres, fue estudiada por Dan Kinley. Este psicólogo estadounidense en 1983 publicó El síndrome de Peter Pan, fruto de sus trabajos y de su experiencia profesional con jóvenes conflictivos.

 

Detrás de este síndrome lo que se esconde es una gran miedo a no ser querido y aceptado por los demás.

 

Aunque las personas afectadas por el síndrome de Peter Pan parecen despreocupadas por todo, en realidad son personas que tienen un sentimiento de frustración y de insatisfacción. Necesitan siempre a su lado la figura de otra persona que les saque de los problemas en los que con tanta facilidad se meterse. Como es un síndrome que se da más a menudo en hombres, es también habitual que un Peter Pan atraiga a su lado a una Wendy. Es decir, a una mujer que le protege indebidamente como si se tratara de su madre. Una Wendy asume, por tanto, responsabilidades que no le corresponden.

 

Como suele tratarse de personas con un gran atractivo personal, los Peter Pan son casi siempre unos grandes seductores, aunque tienden a crear relaciones superficiales, dado que no son capaces de establecer relaciones maduras y estables. 

 

Para seguir leyendo el artículo, pincha aquí: Síndrome de Peter Pan, adultos que se niegan a crecer

noticias anteriores

Ver más noticias »
esquina cuadroesquina cuadro
Acceso al área privada Logotipo de sanidad y política social Excelencia Logotipo Xsolidaria Logotipo Fundación Obra
															Social - La Caixa Diseño y desarrollo web O2W eSolutions